“Una de las cosas que más disfruto es atender a la gente, me gusta salir al salón y ver sus reacciones, tener sus comentarios con relación  a los platillos y a los ingredientes que utilizamos, dando diversas posibilidades y opciones a los productos, como es el caso del cacao, con el que logramos tener hasta 10 texturas en un plato”, expresa con entusiasmo Alonso Domínguez, chef del restaurante Nextia.

 

“Hay que ser muy sabio en la técnica, tenemos que valernos de las herramientas y los conceptos adecuados para sacar lo mejor del producto”.

 

Parte de una estirpe de cocineros que han dado prestigio e identidad a Guanajuato y a México en el panorama internacional, hijo del prestigiado chef Bricio Domínguez, Alonso ha logrado no obstante su juventud proyectar un concepto propio de cocina a partir de la valoración de los productos de la tierra y la óptima aplicación de técnicas, haciendo de Nextia un punto inconfundible de la buena cocina contemporánea en la ruta culinaria de San Miguel de Allende.

“Me gusta estar al tanto de todo lo que sucede en el restaurante, no poner límites a las responsabilidades y hacer de todo, porque eso te toca. No hay que poner fronteras entre la cocina y el salón. Eso te ayuda a crecer en lo personal y hace que el equipo se fortalezca”, explica.

Alonso define su trabajo como una cocina puriste, enfocada especialmente al producto y a la técnica. “Hay que ser muy sabio en la técnica, tenemos que valernos de las herramientas y los conceptos adecuados para sacar lo mejor del producto y mostrarte lo más imaginativo a la hora de desarrollar un plato. Puedes sacar mil cosas de las zanahorias, de los frijoles, de todo”.

Entusiasta del deporte, Alonso destaca que el jogging fue por mucho tiempo su afición preferida. Esto no solo le permitió desarrollar una buena condición física, sino también aprovechar los recorridos para conocer más del campo, de los cultivos, de la gente.

“Tuve una lastimadura y no puedo correr como antes, pero me he enfocado en el ciclismo, lo cual igualmente me da la oportunidad de hacer recorridos fascinantes. Llevo cosa de tres años y medio realizándolo, eso me ha permitido  adentrarme entre la gran riqueza de cultivos y sembradíos que tiene la región, lo cual se proyecta también en la cocina que desarrollamos en Nextia”, precisa Alonso.

 

“Me gusta estar al tanto de todo lo que sucede en el restaurante, no poner límites a las responsabilidades y hacer de todo”: Alonso Domínguez.