Relajación, paz, un entorno que invita al descanso y al goce de los sentidos, en un entorno natural único, con impecables instalaciones y un excelente servicio son algunos de los elementos que distinguen a Nirvana, hotel+spa premium que además cuenta con un espléndido restaurante, conducido por uno de los chefs más reconocidos de San Miguel de Allende, y quien además ha sido uno de los pioneros del gran movimiento culinario que hoy distingue a esta localidad, donde los ingredientes de primera calidad son parte indiscutible de su éxito.

 

“Los alimentos provienen del huerto y la granja; son recolectados al momento y transformados en arte culinario”.

 

Nirvana es un hotel que ha avanzado progresivamente en el gusto de los viajeros, resaltando su atmósfera de pureza, de calidez y los detalles que lo convierten en el lugar idóneo para los visitantes que buscan el descanso, así como diversos tratamientos que sean garantía de salud y bienestar, todo ello en la frecuencia de una atención impecable, a la altura de las exigencias de los viajeros experimentados en un estilo de vida saludable.

Ubicado en un entorno rural, a orillas del Río Laja, Nirvana destaca entre un paisaje de mezquites, huizaches y cactáceas. Adobe, palma, piedra, tierra y agua marcan la sintonía de su concepto arquitectónico, acercándonos a las raíces culturales de México y resaltando la esencia de la tierra como eje motor y centro de la vida, haciendo aún más espiritual la experiencia de interiorización ante esa naturaleza única.

Sus nueve habitaciones, bautizadas con nombres que nos remiten a sensaciones, sentimientos y estados de ánimo positivos están decoradas con una sobria elegancia, en concordancia con la riqueza y diversidad de elementos locales que han sido parte de la tradición arquitectónica de la comunidad. Paz, Prosperidad, Armonía, Sueña, Serenidad, Amor, Imagina y Tranquilidad; así como la suite Alegría nos remiten y envuelven en un remanso especial de relajación de los sentidos y de gran espiritualidad.

 

GALERIA

 

El spa ofrece una amplia gama de masajes y rituales, así como faciales, hidromasajes y tratamientos corporales, dentro de un concepto de alta cosmética natural. Una experiencia única es su alberca de aguas termales, libres de cloro y cualquier tipo de químico, la antesala ideal para los tratamientos en spa, con la atención de expertos en el tema.

Nirvana cuenta con un espléndido restaurante fusión, dirigido por un chef de amplia experiencia, con un notable conocimiento de los ingredientes locales, que en sus manos se transforman en originales y auténticas delicias.

“Es mejor no encasillar dentro de un estilo nuestra cocina, aquí fluimos con los ritmos de la naturaleza y con la abundancia de la madre tierra que además de proveernos con sus frutos, nos inspira día a día, estación con estación. Aromas y especias sin fronteras se despiertan al fuego: los productos y tradiciones locales se funden con elementos peregrinos. Vamos por la frescura, la pureza y lo orgánico. Los alimentos provienen del huerto y la granja; son recolectados al momento y transformados en arte culinario, además de creatividad y amor”, dice el chef Juan Carlos Escalante.

 

NIRVANA HOTEL & SPA

D. Calle Antigua Vía del FF.CC. No 21, Col. El Cortijo, Atotonilco, Guanajuato, México CP 37750

T. 01 (415) 185 21 94

E. ventas@hotelnirvana.mx

W. hotelnirvana.mx

 

“Sus nueve habitaciones están bautizadas con nombres que nos remiten a sensaciones, sentimientos y estados de ánimo positivos”.