Una soberbia y señorial casona colonial en la céntrica calle de Hernández Macías es el reducto que hoy alberga a uno de los hoteles más exclusivos de San Miguel de Allende: Casa No Name. La que fuera residencia de una importante autoridad eclesiástica en la época de Virreinato, y posteriormente hogar de la aclamada artista y fotógrafa Deborah Turbeville, comprende hoy un hotel de seis habitaciones sobria y delicadamente decoradas, cada una con detalles exquisitos  y con un carácter de funcionalidad acorde con los tiempos actuales.

 

“Historia y riqueza arquitectónicas marcan la esencia de uno de los más elegantes hoteles de San Miguel de Allende”.

 

Deborah Turbeville trabajó para diversas firmas internacionales como Vogue, Valentino y Channel, entre otras. Cuando descubrió este inmueble, se convirtió en una de sus inspiraciones y aún conserva parte de su legado e influencia estética. En este sitio realizó algunas de sus producciones más importantes, tomando en cuenta el maravilloso entorno que representa San Miguel de Allende. Fue ella precisamente quien la designó como Casa No Name, volviéndose muy pronto en un lugar célbre y concurrido por personalidades de la élite cultural y social europea y estadounidense”, expresa Marilen Husemann, gerente del establecimiento.

La edificación es patrimonio histórico y arquitectónico de México y en su restauración más reciente se contó con la supervisión de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con la participación de reconocidos expertos, como el arquitecto Roberto Burillo. El inmueble cuenta además con un invaluable mural que describe la fundación de la Nueva Jerusalén, realizado por los responsables de los murales de Atotonilco, otra de las joyas patrimonio de Guanajuato. La restauración de esta obra estuvo a cargo de la experta Carmen Rioja.   

La abundante vegetación, el sonido recurrente del agua, así como los exquisitos detalles interioristas de Gabriela Peña Garavito, establecen una sintonía única a Casa No Name, lo que la posiciona como un hotel de características únicas, de clase y elegancia únicas. Sus habitaciones, bautizadas algunas de ellas con palabras en otomí, son símbolo y expresión de espiritualidad y elegancia en un concepto de lujo y sofisticación.

 

GALERIA

 

Aura es una majestuosa habitación con cama King Size y un antiguo futón de la época de Napoleón. Esta habitación en la segunda planta cuenta con una terraza privada con vista panorámica hacia el patio interior y a algunos de los jardines más hermosos de San Miguel de Allende.

Naia, que puede significar amor o lluvia, es una habitación que está ubicada en planta baja. Muestra una parte de la historia de la casa mediante una ventana de cristal en el piso hacia un túnel del siglo XVIII. “En esta habitación los sentidos se fusionan al contar con una fuente en el exterior y ventanales que se abren con toda su magia hacia la caída de agua y al patio interior de la casa”, dice Husemann.

Deborah’s Suite, con cama Queen Size y acogedora sala de televisión independiente, está ubicada en planta baja y es la que perteneció a Deborah Turbeville. Conserva su base de cama original con dosel de madera en donde se conserva una delicada escultura estofada. 

Anan, o nubes, se ubica en la planta baja y se abre hacia el patio principal de la casa. Despliega dos de las principales piezas de la colección privada de la artista Deborah Turbeville: un fino tapiz ruso y un antiguo arcángel estofado.

Ambu, o agua, en la planta baja, cuenta con el original techo antiguo de vigas de madera, tiene vista a un estanque de hermosos papiros afuera de su terraza en el que desemboca el camino de agua que recorre toda la casa. Se accesa a ella directamente del patio principal. 

Neha es una encantadora habitación con cama King Size. Ubicada en el piso superior se ingresa independientemente por una romántica escalera que desemboca en su balcón privado con vista al estanque del patio central y terrazas.

 

CASA NO NAME 

D. Hernández Macías No.52, a dos cuadras del Jardin y la Parroquia.

E. info@casanoname.com.mx

T. (415) 152 1768

C. (33) 2257 2118 / (33) 3127 0018

 

“Las seis habitaciones de Casa No Name son independientes entre sí en cuanto a su concepto interiorista, guardando todas ellas, sin embargo, una parte importante del legado artístico de Deborah Turbeville”.